Archivo mensual: noviembre 2011

Eliecer Ávila y la desconexión cubana

Si no lo ha visto le sugiero lo haga. El video con la entrevista a Eliécer Ávila1 por parte de Estado de SATS ha dado mucho que hablar, y creo que seguirá así, desde que fue publicado en Youtube la semana pasada. La causas por la que una simple entrevista de opinión ha provocado tal revuelo en las redes sociales tiene que ver con su protagonista, que es lo que dice y como lo hace. Pero más allá de eso, su impacto radica en las esperanzas revividas que este guajirito de lógica aplastante ha despertado en el amplio horizonte del exilio cubano ,algo que pudiera afirmar sin creer exagerar, ha sido poco visto durante estos 52 años de soledad.

No es el objetivo de este artículo profundizar en el análisis de sus palabras. No por ahora. Aun cuando opino que Eliécer tiene una visión de ciertos aspectos de la Historia de Cuba limitada por los selectivos filtros de una educación adoctrinante, es a la misma vez admirable como este joven programado para ser «el hombre nuevo»  se ha salido del rail del tren ideológico cubano actual, y formado sus propias ideas con tan solo el contacto de unos pocos años de acceso a la cueva de los tesoros que es el internet hoy en día. Escuchándolo expresar su pensamiento es que podemos confirmar los temores del gobierno cubano de permitir el acceso del pueblo a la red, y que este pueda formarse ideas fuera del bloqueo mediático diseñado por el régimen para controlar las masas y añejar sin fin sus mieles en los barriles del poder.

 Quisiera concentrarme en otros aspectos no menos importantes y que tienen que ver con la necesidad creciente de establecer vías de retroalimentación entre los objetivos de los cubanos regados por el mundo y los hermanos en la isla, que pudiera ser hasta más fácil que lograr la misma conexión entre los cubanos dentro de ella. Ambos aspectos los considero vitales para lograr la victoria de la libertad para Cuba, toda vez que la desconexión dentro del mismo exilio, y de este con el pensamiento y los objetivos de los cubanos en la isla, han sido hasta ahora un pantano de arenas movedizas.

Hacía falta una clarinada salida de la corneta mambisa de este oriental puro para llamar a todos al degüello de los males que afectan a nuestro país, tal y como dice Eliécer , yendo a la raíz del problema: el sistema, ese grueso tronco caído, encallado hace 5 décadas en el alma de la nación y que necesita ser removido para que fluya el agua clara de la libertad y el desarrollo democrático y social económico. Además, el muchacho navega en los tranquilizadoras corrientes del medio del golfo político, alejado de los estridentes extremismos de ambos lados, los que tantos cubanos rechazan.

Eliécer representa la voz del pueblo cubano que se quiere expresar pero no lo hace por temor o por inercia. El mismo lo dijo en la entrevista: muchos piensan como yo.Puedo decir lo mismo: la mayoría de mis conocidos en Cuba piensan o estarían de acuerdo con él. He leído la misma conclusión en diversos comentarios en la red. ¿Y usted? ¿Sus conocidos no piensan como Eliécer o si lo escucharan no lo aplaudirían? De eso estamos hablando: hemos, al fin, tenido la oportunidad de escuchar la voz del ciudadano de a pie a través de un hijo de Cuba sencillo, humilde pero valeroso que nos ha devuelto la confianza perdida por divisiones estériles y protagonismos vanos. Ahora sabemos cómo piensa el pueblo de Cuba.

Ahora que sabemos eso, y que comprobamos que en nuestra isla hay jóvenes y personas de valor,con ideas propias cosechadas al margen del deseo avaro del régimen de apropiarse de las mentes y ponerlas en una sola fila mono pensamiento, es cuando más claro nos queda el objetivo del régimen de mutilar durante todos estos años los vínculos de la diáspora con la isla, pues si los exiliados pierden o se les dificulta el contacto con su gente en Cuba les va a ser cada vez más difícil vislumbrar con claridad la realidad del país de origen y de cómo piensa el cubano. Los importantes detalles se van diluyendo entre la niebla de la isla en la distancia y el tiempo evaporado en construir y echar adelante una vida nueva en el exilio. Se produce una especie de desconexión, aunque sea involuntaria, y se pierde la necesaria perspectiva que permite al exiliado enfocar sus esfuerzos libertarios en la dirección correcta.

¿Cuantas personas han renunciado a pisar de nuevo la tierra prometida de su pasado? ¿A cuántos un régimen feudal ruin les ha negado la posibilidad de regresar, ni siquiera a enterrar a sus muertos? ¿En que se emplea el poco tiempo que se usa en las costosas llamadas telefónicas sino es para preguntar por la familia y los temas más urgentes en sentidos generales? No olvidar que el usual contacto entre exiliados y familiares en la isla es apenas un fenómeno reciente. No fue hasta 1979 que los primeros «comunitarios» (otro de los tantos eufemismos cubanos, este para nombrar a los exiliados) pudieron regresar de visita a Cuba. Después de la deshonrosa «despedida» a los exiliados por el Mariel en 1980 no creo que ninguno haya querido regresar en mucho tiempo. Solo después de los años 90 es que gradualmente se han incrementado las visitas y los contactos. El régimen propició la separación entre hermanos, demonizando además al exilio.

Esa desconexión nos ha hecho mucho daño y no se puede permitir. La liberación de Cuba del régimen que la ahoga pasa por una creciente interrelación entre la diáspora y el pueblo de la isla, que ambos se identifiquen en una causa de bien común para todos los cubanos, y que cada bando sepa que en el otro hay hermanos con mentes  progresistas y valiosas con el mismo objetivo noble de un futuro mejor. Que se destierren de una vez y por todas esos inservibles tatuajes absurdos de «neocastristas» y «gusanos», que tan aupados han sido tanto por el régimen como por los que les hacen el juego comportándose de la misma forma.

El problema real es que es mucho más fácil para el exilio conectarse con la verdad del pueblo cubano que viceversa. La diáspora tiene acceso, como nunca antes, a una amplia serie de vías para informarse sobre Cuba: desde numerosos y variados blogs, medios de prensa de todo tipo, videos colgados en la red como pan caliente, un enjambre de  redes sociales, proyectos insertados en la naciente sociedad civil cubana (Estado de Sats es un buen ejemplo,pero hay otros) ,acceso en vivo y en directo en Twitter a hechos que ocurren en Cuba reportados desde teléfonos móviles por no pocos cubanos inconformes y sin miedo, y hasta filtraciones desde las mismisimas fauces de las esferas del poder. A cualquier cubano u otra persona que quiera hacerse una idea de la realidad cubana de hoy solo tiene que sentarse ante una computadora. Es estremecedora la idea que desde el exilio se tenga más conocimiento de la Historia verdadera de Cuba y lo que está sucediendo en toda la isla que lo que puedan saber  los propios cubanos dentro de ella. Pero más increíble e indignante aún son los cuantiosos recursos que el gobierno cubano destina para su guerra de propaganda en internet, para intentar mostrar al resto del mundo que se asoma a Cuba desde la pantalla de una computadora o un smartphone, un país diferente al que de verdad  sufren los cubanos.

Por ello el régimen va a insistir en la desconexión cubana. Es una de sus principales cartas para perpetuar su dinastía. La independencia de pensamiento lograda por Eliécer Ávila después de que el mundo de la información libre envolvió su mente y su espíritu, nos ha enseñado que el exilio debe pasar de ser la voz de los que no tienen voz en Cuba a ser quienes pongamos un teclado conectado a internet al alcance de los inquietos dedos de los nuestros en la isla , un micrófono como altavoz de la intranquila alma, una revista donde se asomen a la verdad ,un libro rompedor de dogmas. Es su deber humano estar informados. Es el papel del exilio multiplicar los bytes y las letras. Ayudemos al pueblo cubano a que se levanten desde la oscuridad de las vendas informativas e informáticas , que se informen, y que anden.

1- Todo el que este familiarizado con el tema de Cuba debe conocer a Eliécer Ávila. Es el joven que protagonizó un comentado suceso en el 2008 cuando era un estudiante de la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI) , en La Habana. En aquella ocasión, y con motivo de una reunión en esa universidad entre Ricardo Alarcon de Quesada, Presidente de la Asamblea Nacional ( o sea, el poder legislativo) y los estudiantes, Eliécer Ávila le planteo a Alarcon algunas preguntas que han sido  un tabú constante durante el proceso de la revolución cubana. Las respuestas de Alarcon demostraron la poca capacidad de los dirigentes cubanos para explicar los absurdos del proceso iniciado en Cuba en 1959. Quien no lo haya visto o quiera refrescar la memoria, he aquí el video completo de aquel acontecimiento. 

Anuncios
Categorías: Política | Etiquetas: , , , , , , ,

El General en su Pragmatismo

Desde mucho antes que a Fidel Castro la vida se le mostrara indiferente ante su ego de infalibilidad de semidiós, viéndose obligado por enfermedad a bajarse de su Olimpo particular en favor de su hermano Raúl Castro, ya corrían por los largos y estrechos pasillos insulares las historias donde se establecían las diferencias entre la forma de ser y actuar de dichos hermanos, al menos en lo que se refiere a la forma en  que se debería gobernar. Los orígenes de esas historias son varios, desde anécdotas filtradas pública o veladamente desde el interior del círculo afín a esos personajes, posibles inventos de la imaginación de la gente, o quién sabe si hasta rumores echados a correr por la Seguridad del Estado con algún fin oculto.

Una de las características que más se ha difundido posee el ahora General Presidente (que casualmente así mismo se refiere la historiografía a ese otro dictador cubano que fue Gerardo Machado), es un supuesto carácter pragmático. Lo curioso es que tal característica se ha acentuado ejemplificándola desde ambos extremos.

Por ejemplo, durante los llamados juicios revolucionarios , llevados a cabo a principios de ese proceso conocido como revolución cubana, se fusilaron a miles de acusados de crímenes de guerra y torturas cometidos durante el último gobierno de Batista, y a otros acusados de traición a la joven revolución. Con esa montaña de cadáveres impregnados del mal olor de la injusticia, el naciente proceso revolucionario se estaba manchando de sangre de una forma que negaba el mito de tropa de Robín Hood de los rebeldes, y de Mesías salvador de Fidel Castro. Las protestas en el mundo no se hicieron esperar, y la respuesta de Raúl Castro hubiera hecho morir de envidia a personajes tan opuestos como Alfred Hitchcock y Josef Mengele: «Si no quieren más derramamiento de sangre, pues manden sogas para ahorcarlos a todos.» Al oír semejante perla; ¿Alguien dudaría del carácter «pragmático» del Hermano Menor?

Por otro lado hay quienes remarcan el pragmatismo del General Presidente con sus pronunciamientos sobre asuntos que afectan directamente a la población, en contraste con la proyección más universal de su hermano mayor, o sea, que mientras el pueblo pasa vicisitudes y Fidel Castro se dedica a desvariar sobre los complejos problemas del mundo, Raúl se preocuparía por lo que come el cubano de a pie. De ahí frases como «tanto valen los frijoles como los cañones», o su variante dicha cuando la situación alimentaria se volvió crítica durante el llamado Periodo Especial : «más valen frijoles que cañones» 1 . O el famoso ejemplo más reciente, cuando se pronunció por « borrar de la mente» la restricción de 50 años de la distribución de leche solo hasta los 7 años de edad, y producirla  para que se tome un vaso de leche   todo aquel que quiera hacerlo (lo cual por cierto, fue censurado en la transcripción oficial del discurso) 2 . Sin embargo, en la vida real toda esta palabrería se ha traducido en más control de la economía por parte de los militares, sin que eso redunde en un beneficio tangible para el pueblo: siguen los cañones en pie y los frijoles siguen escasos, y caros. De la leche, ni hablar, 4 años después de ese discurso censurado el vaso de leche está más perdido que Matías Pérez , aunque en las llamadas tiendas en divisas (estatales) se puede encontrar a precios impagables por la mayoría  de la población.

Las expresiones sobre Raúl Castro como hombre pragmático, realista y familiar aumentaron sospechosamente y  vinieron con más fuerza a partir de que ocupara el puesto cedido por su hermano. Después vinieron las famosas medidas, reformas y lineamientos sobre aspectos de la vida nacional que no fueron abordadas cuando Fidel Castro estaba en lo más alto del poder, por tanto a primera vista se pudiera pensar que solo hubo apertura cuando llegó alguien que siempre se ha dicho que tiene los pies en la tierra . Entre otras: las autorizaciones para que cubanos que viven en la isla se puedan hospedar en hoteles, que puedan contratar servicios celulares, la autorización de una variedad de trabajos por cuenta propia y que se puedan contratar empleados, la autorización de compra-venta de automóviles entre particulares y ,acabado de salir del horno, la autorización de compra-venta de propiedades.

Me ha llamado la atención el entusiasmo desmedido que en algunos han despertado estas medidas. Es lógico que los beneficiados se alegren, pues ahora pueden hacer lo que antes estaba prohibido de forma absurda. Lo que no se debe hacer es entusiasmarse pensando que ahora el país va a mejorar sustancialmente económicamente o que estos cambios van  a llevar al país a un sistema donde prime la democracia y el Estado de Derecho. Nada de eso, y les digo porque pienso así.

Hay dos cuestiones en las que no dudo el pragmatismo del General Presidente. La primera es que todas estas medidas «reformistas» no son más que una cortina de humo que esconden otras intenciones. Comparándolo con un juego de póker esta es una jugada de bluf de Raúl Castro.Una de las ganancias esperadas seria obtener calmada obediencia por parte del pueblo al darles los derechos que les habían negado por 50 años. ¿Que pierde el régimen con permitir que los nacionales contraten celulares? Nada, al contrario, ahora tiene más posibilidades de espiar a más gente, lo cual redunda en más control. ¿Y con permitir la compra-venta de autos y propiedades? Nada pierden, legalizan una actividad que en cierto modo ya se realizaba al margen del Estado y por la cual van  a percibir ingresos impositivos.Además, como botín colateral le están dando la oportunidad a la gente de obtener legalmente dinero con el cual pagarse la salida del país, facilitando la emigración como válvula de escape: mientras más gente se vaya menos posibilidades de que surjan potenciales «indignados» criollos. Más emigrantes significan menos gente que mantener bajo el costoso paternalismo , menos inconformes dentro de las fronteras nacionales y más cubanos a quienes ordeñarles los dólares o los euros mediante costosos documentos y jugosas remesas. Eso sí es pragmatismo efectivo.

Realmente todo parece indicar a la pretensión de Raúl Castro de mantenerse en el poder el mayor tiempo posible, el mismo o a través de su casta. La cuestión primaria para el General seria sobrevivir, alejarse lo más posible de los factores que lleven a cambios drásticos y le sacudan los planes de una vejez tranquila para él y un feudo para los suyos. La situación de nación paralizada y tormenta en ciernes que heredó de su hermano mayor no era la atmósfera adecuada  para gobernar sin muchos sobresaltos. Había que hacer algo, había que abrir la carpa del circo del inmovilismo nacional,  darle cualquier pedacito de pan de ilusión al pueblo desesperanzado. Hay quienes hasta lo han visto como una señal de apertura y buena voluntad del gobierno. Otros, más escépticos, como mejores ofertas para sobrevivir e «ir tirando», a ver si el tiempo implacable trae soluciones disfrazadas de capucha y guadaña. Pero la jugada de poker de Raúl Castro juega con cartas ocultas, la del gatopardismo a la cubana: algo debe  cambiar para que todo siga igual. Dar esa sensación de cambio (la molesta palabrita que esta peligrosamente de moda) y a la misma vez mantener el status quo inamovible. Calmar los vientos de los inconformes que cada día van  perdiendo el miedo. Ese es el pragmatismo de supervivencia.

El otro sentido pragmático tiene un matiz más siniestro. Raúl Castro necesita un país tranquilo para jugar su bluf, pero la realidad es que cada día la situación se pone más tensa. Y eso no le conviene,hay que calmar las olas para que el barco cubano al menos flote,aunque no navegue. Y es aquí cuando viene el verdadero cambio, pues en realidad la única reforma de verdad que ha introducido el régimen de Raúl Castro es en el campo de los métodos represivos. Después de salir con los daños más o menos controlados del escabroso asunto de la muerte en huelga de hambre de Zapata Tamayo, y de haber logrado desahuciar al exilio a molestos presos políticos, han implementado una verdadera reforma en los métodos represivos, nunca antes vista: detenciones a opositores por cortos plazos de tiempo para liberarlos después con fuertes advertencias, y después de liberados seguir acosándolos hasta que los detienen de nuevo, en un círculo infernal de desgaste psicológico y moral; secuestro de opositores ,o cualquiera que desafíe al régimen, por individuos vestidos de civil sin identificaciones oficiales que andan en vehículos con placas particulares y se llaman entre sí con seudónimos; fuerte violencia física a detenidos por parte de la policía, y a opositores pacíficos, incluyendo mujeres, por las tropas parapolicíacas de las llamadas Brigadas de Respuesta Rápida; tratamiento de internet y sus redes sociales como campo de ciberguerra  por parte del régimen, que ha desplegado una ofensiva feroz para tratar de neutralizar el efecto de la libertad de expresión usual en la Red en contra de su propaganda mediática; así mismo se ha incrementado el esfuerzo del régimen por criminalizar los intentos del pueblo cubano de hacer valer su derecho a la información veraz.Esta reforma en el acto de reprimir ha llegado al extremo de dejar morir, o mostrar una actitud indolente en extremo, hacia quienes no les ha quedado más remedio que usar las huelgas de hambre como método de lucha.Son de especial crueldad premeditada los actos de acosar, arañar, golpear, pinchar y/o cortar con objetos punzantes a opositores, a todas luces métodos destinados a atemorizarlos para que no continúen en la lucha o neutralizarlos, temporal o de forma definitiva, como el caso de Laura Pollan.

La verdadera reforma de Cuba debe pasar por establecer primero un Estado de Derecho y democracia plural y participativa para TODOS, y quitarle el pie al freno del desarrollo del país que significan todos esos conceptos oxidados, potenciando a su vez los indudables recursos humanos y  territoriales. Reformas como cortinas de humo no lo son tal, ni tampoco valen si son destinadas a buscar la supervivencia dinástica de un régimen fracasado. Si a un preso se le mantiene en confinamiento total durante 50 años, y después de ese plazo se le permite ver el sol una hora cada día, sin dudas eso significaría un cambio en su vida. ¿Pero acaso eso significa que ha logrado la libertad?

1-      “Más vale frijoles que cañones”, El Sol de México,entrevista con  Raúl Castro, 21 de abril de 1993.Reafirmado en: Discurso pronunciado por  Raúl Castro Ruz, en las conclusiones de la primera sesión ordinaria de la VII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular. Palacio de las Convenciones, La Habana, 11 de julio de 2008. (http://www.cuba.cu/gobierno/rauldiscursos/2008/esp/r110708e.html)

2-   Si quiere comprobar dicha censura compare lo que dice Raul Castro en el video a partir del segundo 30 con el parrafo 17 del acápite PRODUCIR LA MAYOR CANTIDAD DE LECHE POSIBLE. Ver: Discurso pronunciado por Raúl Castro Ruz, en el acto central con motivo del aniversario 54 del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, en la Plaza de la Revolución Mayor General Ignacio Agramonte Loynaz de la ciudad de Camagüey, el 26 de julio del 2007. http://www.granma.cubaweb.cu/secciones/raul26/index.html

Categorías: Política | Etiquetas: , , , , , ,

SERIE: La Historia De Cuba Que No Enseñan En La Escuela

Soy un aficionado de la Historia, y sobre todo de los detalles detrás de las historias. Siempre me ha gustado ver la Historia desde el punto de vista de la humanización y desmitificación de los personajes históricos , más allá de la fría generalización que se muestra detrás de ciertos libros.
Algo que siempre he querido hacer es escribir sobre esos aspectos de la Historia de Cuba que en el sistema educacional cubano post 1959 fueron modificados, resumidos, alterados, negados u omitidos con el fin de lavar cerebros y ensalzar las virtudes del proceso llamado ¨revolución cubana¨ y sus líderes principales.

El Comunismo No Se Inició En Cuba Con La Revolución De 1959

El 24 de enero de 1924 el alcalde municipal Antonio Bosch (socialista) por iniciativa propia dictó un decreto donde establecía la siembra de un olivo en la Loma del Fortín (desde entonces Colina Lenin,ubicada en el municipio Regla,en La Habana) en recuerdo de Vladimir Ilich Lenin, quien había fallecido unos días antes. Ese fue el primer monumento a Lenin fuera de Rusia. Después de 1959 se construyeron la efigie y las estatuas tal y como aparecen en la foto.

Cuando se sale del área de influencia del régimen castrista cubano, y se accede al vasto mundo de la información libre, es que uno se da cuenta enseguida que ha sido vilmente manipulado y engañado.

Esa realidad se hace evidente cuando se empieza a recordar lo aprendido en las clases de Historia de Cuba en el sistema de educación post 1959 y se compara con lo aprendido en el mundo de la información libre. Es cuando más se pone de manifiesto el extenso lavado de cerebro a que se ha sido sometido.

Hay disimiles ejemplos de manipulación y/o supresión de hechos históricos relatados en la Historia de Cuba según la historiografía castrista. En este blog estaremos abordando algunos de ellos. Esta vez comenzaremos con el tema del comunismo en Cuba, sus orígenes, desarrollo histórico y sobre todo sus errores como supuesta «vanguardia de la clase explotada».Así llegaremos a comprender las causas por las cuales muchos de los hechos relacionados al comunismo en Cuba no han sido expuestos en la Historia de Cuba relatada por la historiografía oficial del régimen. La cuestión en sí da para un análisis más amplio, pero ha sido resumido para su publicación en este blog.

Hay quienes piensan que el comunismo llegó a Cuba con ese hecho histórico que se ha dado en llamar  «revolución cubana». Inclusive la página web del Partido Comunista de Cuba  reafirma esa idea, al decir que: «El antecedente histórico más inmediato de la formación del Partido Comunista de Cuba se encuentra en el amplio proceso unificador que tuvo lugar en 1961 con la formación de las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI)». Aunque el Partido Socialista Popular (comunista) era parte de las ORI, se han ocultado muchos detalles sobre ese partido y sus antecedentes, por conveniencias de los revisores de la Historia, como veremos más adelante.

Otros mantienen la teoría que el ajiaco rojo se comenzó a cocinar un poco después, cuando las respuestas del gobierno de Eisenhower ante la expropiación de propiedades y empresas estadounidenses en Cuba. O sea: la reducción de la compra de la cuota azucarera a la isla (julio de 1960),la implementación de un embargo parcial ( 19 de octubre de 1960)  y el rompimiento de relaciones diplomáticas (3 de enero de 1961).Hechos ante los cuales el gobierno cubano se acogió a la propuesta soviética de comprarles el azúcar, además de proveerlos de petróleo y otros productos a precios preferenciales, y debido a esa circunstancia fue solo en ese momento (según piensan ingenuamente los defensores de este teoría) que los cubanos cayeron en el área de influencia del Kremlin.

Inclusive hay una teoría expuesta por algunos autores, de que el comunismo en Cuba fue una conspiración manejada desde la década de los 20 por parte de la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y la Internacional Comunista (Comintern), y que su núcleo de dirigencia central era parte de los órganos de inteligencia soviética. Inclusive hay quien llega a afirmar que Fidel Castro fue «descubierto» y manejado de forma inteligente por los comunistas y lo usaron , sin el notarlo, como una especie de Caballo de Troya, que en vez de desembarcar guerreros griegos en esta Troya tropical, se apeó con aquel fantasma que una vez recorrió Europa. (Ver en www.penultimosdias.com : «Razones de Angola», por Cesar Reynel Aguilera)

Pero demos un vistazo a los hechos  que no me enseñaron en las clases de Historia de Cuba, en aquellas escuelas donde se escondía su naturaleza adoctrinante bajo la tela de araña de la educación gratuita:

  •  Las primeras asociaciones comunistas comenzaron su actuar en una adolescente República de Cuba. Lo rojo se oficializó cuando en 1925 se creó el Partido Comunista de Cuba (PCC). Recuerdo que en las clases me enseñaron que los fundadores fueron Carlos Baliño y Julio Antonio Mella. NO recuerdo que hayan mencionado que la Internacional Comunista (Comintern) había enviado a algunos extranjeros al proceso fundacional, entre ellos a un tal Yunger Semjovich, curioso  y escurridizo personaje que los cubanos conocerían con el nombre de Fabio Grobart, y que estuvo entre nosotros hasta su muerte en 1994. Algunos autores identifican a este ¨camarada¨ como un oficial de la  inteligencia soviética.
  • La huelga de hambre de Julio Antonio Mella si fue mencionada en las clases. Él fue un perseguido de otra dictadura, la de Gerardo Machado. Lo que NO mencionaron es que Mella fue expulsado del PCC por hacer una huelga sin autorización del Comité Central del PCC.
  • El llamado «error de agosto»: Ocurrió cuando las huelgas de los trabajadores tenían en jaque al gobierno represor de Gerardo Machado.El PCC ,por órdenes del Comintern, decidió pactar con Machado y le pidió a los trabajadores que dejaran las huelgas y regresaran al trabajo. Los trabajadores, haciendo caso omiso a su supuesta «vanguardia» (el PCC), continuaron con las huelgas y tumbaron al dictador (12 de agosto de 1933).
  • El PCC se puso de nuevo en el lado equivocado de la Historia cuando se opuso al llamado gobierno de los 100 días. Durante ese periodo Antonio Guiteras Holmes, desde la Secretaria de Gobernación, impulsó medidas realmente  populares  y progresistas, como el establecimiento de un salario mínimo, la jornada laboral de 8 horas, reparto de tierras a los campesinos, legalización de los sindicatos, la rebaja de los artículos de primer orden, la reducción de los impuestos de la Energía eléctricas, la Autonomía universitaria y la intervención de la Compañía Cubana de Electricidad, que era subsidiaria de una estadounidense. O sea, el PCC se opuso a un gobierno que aprobaba medidas a favor de la clase trabajadora que según la teoría ellos debería representar. Para colmo de males el gobierno de los 100 días fue derrocado por los mismos que debían ser enemigos del  PCC.
  • Después que Batista surgió a la palestra pública tras el derrocamiento en 1933 del déspota Machado, el PCC lo acusó continuamente de «traidor al servicio del imperialismo». Esa relación de odio mutuo terminó en  1938, por conveniencias mutuas (Batista los necesitaba por la influencia del PCC en el movimiento obrero y los comunistas lo necesitaban para despenalizar el partido). De ese modo Batista se presentó en las elecciones de 1940 apoyado por una coalición comunista, y ganó, por cierto. De hecho, dos comunistas fueron Ministros sin cartera en el primer gobierno de Batista, y los comunistas  ocuparon escaños en el Congreso y el Senado.  Esa relación de los comunistas  con Batista, que en la historiografía castrista es tratado como un ogro y a Fidel Castro y su tropa como los iluminados que le hicieron el favor al país de echarlo, no es mencionada por ninguna parte.
  •  El ataque de Fidel Castro y su tropa al Cuartel Moncada en 1953 cogió por sorpresa a la dirigencia del Partido Socialista Popular (PSP, que a ese nombre se había cambiado el Partido Comunista en 1944, por conveniencias propagandísticas y electorales). Tras el ataque el PSP criticó duramente esta acción y señaló que no era el camino correcto. Más tarde, durante la guerra que llevó a Castro al poder, el PSP mantuvo una actitud tímida. Dijeron después que lo hicieron así para no teñir de rojo demasiado temprano el proceso revolucionario. Sea cierto eso o no, haya sido un error táctico o no, lo cierto es que a Castro le vino como anillo al dedo para impulsar su batalla disfrazado de Robin Hood y después enrocarse a la rusa, acercando la torre del Kremlin a los Jardines del Rey. Y como guinda del pastel más tarde le pasó la cuenta histórica al PSP, en aquel proceso conocido como el de la «Microfracción».

Estos son solo algunos ejemplos de lo que he dado en llamar «blanqueo de la Historia» . Así el Partido Comunista de Cuba, el fundado posterior a 1959, podía nacer limpio de taras indeseables. Hay muchos detalles más sobre el tema que han salido a la luz , sobre todo después de la desclasificación o revelación de archivos de las KGB. Hay mucha tela por donde cortar, tela que tenemos la responsabilidad de evitar que sea blanqueada. La Historia debe dejar de ser escrita según convenga, solo la verdad y nada más que la verdad le hará justicia: no hay otra absolución posible que no sea esa.

Fuentes consultadas:

– «Comunismo en Cuba:para llegar a orígenes» , por Arnaldo M. Fernàndez (en el blog de Emilio Ichikawa

– «Razones de Angola», por Cesar Reynel Aguilera ( En http://www.penultimosdias.com)


Categorías: Historia de Cuba | Etiquetas: ,

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: