Eliecer Ávila y la desconexión cubana

Si no lo ha visto le sugiero lo haga. El video con la entrevista a Eliécer Ávila1 por parte de Estado de SATS ha dado mucho que hablar, y creo que seguirá así, desde que fue publicado en Youtube la semana pasada. La causas por la que una simple entrevista de opinión ha provocado tal revuelo en las redes sociales tiene que ver con su protagonista, que es lo que dice y como lo hace. Pero más allá de eso, su impacto radica en las esperanzas revividas que este guajirito de lógica aplastante ha despertado en el amplio horizonte del exilio cubano ,algo que pudiera afirmar sin creer exagerar, ha sido poco visto durante estos 52 años de soledad.

No es el objetivo de este artículo profundizar en el análisis de sus palabras. No por ahora. Aun cuando opino que Eliécer tiene una visión de ciertos aspectos de la Historia de Cuba limitada por los selectivos filtros de una educación adoctrinante, es a la misma vez admirable como este joven programado para ser «el hombre nuevo»  se ha salido del rail del tren ideológico cubano actual, y formado sus propias ideas con tan solo el contacto de unos pocos años de acceso a la cueva de los tesoros que es el internet hoy en día. Escuchándolo expresar su pensamiento es que podemos confirmar los temores del gobierno cubano de permitir el acceso del pueblo a la red, y que este pueda formarse ideas fuera del bloqueo mediático diseñado por el régimen para controlar las masas y añejar sin fin sus mieles en los barriles del poder.

 Quisiera concentrarme en otros aspectos no menos importantes y que tienen que ver con la necesidad creciente de establecer vías de retroalimentación entre los objetivos de los cubanos regados por el mundo y los hermanos en la isla, que pudiera ser hasta más fácil que lograr la misma conexión entre los cubanos dentro de ella. Ambos aspectos los considero vitales para lograr la victoria de la libertad para Cuba, toda vez que la desconexión dentro del mismo exilio, y de este con el pensamiento y los objetivos de los cubanos en la isla, han sido hasta ahora un pantano de arenas movedizas.

Hacía falta una clarinada salida de la corneta mambisa de este oriental puro para llamar a todos al degüello de los males que afectan a nuestro país, tal y como dice Eliécer , yendo a la raíz del problema: el sistema, ese grueso tronco caído, encallado hace 5 décadas en el alma de la nación y que necesita ser removido para que fluya el agua clara de la libertad y el desarrollo democrático y social económico. Además, el muchacho navega en los tranquilizadoras corrientes del medio del golfo político, alejado de los estridentes extremismos de ambos lados, los que tantos cubanos rechazan.

Eliécer representa la voz del pueblo cubano que se quiere expresar pero no lo hace por temor o por inercia. El mismo lo dijo en la entrevista: muchos piensan como yo.Puedo decir lo mismo: la mayoría de mis conocidos en Cuba piensan o estarían de acuerdo con él. He leído la misma conclusión en diversos comentarios en la red. ¿Y usted? ¿Sus conocidos no piensan como Eliécer o si lo escucharan no lo aplaudirían? De eso estamos hablando: hemos, al fin, tenido la oportunidad de escuchar la voz del ciudadano de a pie a través de un hijo de Cuba sencillo, humilde pero valeroso que nos ha devuelto la confianza perdida por divisiones estériles y protagonismos vanos. Ahora sabemos cómo piensa el pueblo de Cuba.

Ahora que sabemos eso, y que comprobamos que en nuestra isla hay jóvenes y personas de valor,con ideas propias cosechadas al margen del deseo avaro del régimen de apropiarse de las mentes y ponerlas en una sola fila mono pensamiento, es cuando más claro nos queda el objetivo del régimen de mutilar durante todos estos años los vínculos de la diáspora con la isla, pues si los exiliados pierden o se les dificulta el contacto con su gente en Cuba les va a ser cada vez más difícil vislumbrar con claridad la realidad del país de origen y de cómo piensa el cubano. Los importantes detalles se van diluyendo entre la niebla de la isla en la distancia y el tiempo evaporado en construir y echar adelante una vida nueva en el exilio. Se produce una especie de desconexión, aunque sea involuntaria, y se pierde la necesaria perspectiva que permite al exiliado enfocar sus esfuerzos libertarios en la dirección correcta.

¿Cuantas personas han renunciado a pisar de nuevo la tierra prometida de su pasado? ¿A cuántos un régimen feudal ruin les ha negado la posibilidad de regresar, ni siquiera a enterrar a sus muertos? ¿En que se emplea el poco tiempo que se usa en las costosas llamadas telefónicas sino es para preguntar por la familia y los temas más urgentes en sentidos generales? No olvidar que el usual contacto entre exiliados y familiares en la isla es apenas un fenómeno reciente. No fue hasta 1979 que los primeros «comunitarios» (otro de los tantos eufemismos cubanos, este para nombrar a los exiliados) pudieron regresar de visita a Cuba. Después de la deshonrosa «despedida» a los exiliados por el Mariel en 1980 no creo que ninguno haya querido regresar en mucho tiempo. Solo después de los años 90 es que gradualmente se han incrementado las visitas y los contactos. El régimen propició la separación entre hermanos, demonizando además al exilio.

Esa desconexión nos ha hecho mucho daño y no se puede permitir. La liberación de Cuba del régimen que la ahoga pasa por una creciente interrelación entre la diáspora y el pueblo de la isla, que ambos se identifiquen en una causa de bien común para todos los cubanos, y que cada bando sepa que en el otro hay hermanos con mentes  progresistas y valiosas con el mismo objetivo noble de un futuro mejor. Que se destierren de una vez y por todas esos inservibles tatuajes absurdos de «neocastristas» y «gusanos», que tan aupados han sido tanto por el régimen como por los que les hacen el juego comportándose de la misma forma.

El problema real es que es mucho más fácil para el exilio conectarse con la verdad del pueblo cubano que viceversa. La diáspora tiene acceso, como nunca antes, a una amplia serie de vías para informarse sobre Cuba: desde numerosos y variados blogs, medios de prensa de todo tipo, videos colgados en la red como pan caliente, un enjambre de  redes sociales, proyectos insertados en la naciente sociedad civil cubana (Estado de Sats es un buen ejemplo,pero hay otros) ,acceso en vivo y en directo en Twitter a hechos que ocurren en Cuba reportados desde teléfonos móviles por no pocos cubanos inconformes y sin miedo, y hasta filtraciones desde las mismisimas fauces de las esferas del poder. A cualquier cubano u otra persona que quiera hacerse una idea de la realidad cubana de hoy solo tiene que sentarse ante una computadora. Es estremecedora la idea que desde el exilio se tenga más conocimiento de la Historia verdadera de Cuba y lo que está sucediendo en toda la isla que lo que puedan saber  los propios cubanos dentro de ella. Pero más increíble e indignante aún son los cuantiosos recursos que el gobierno cubano destina para su guerra de propaganda en internet, para intentar mostrar al resto del mundo que se asoma a Cuba desde la pantalla de una computadora o un smartphone, un país diferente al que de verdad  sufren los cubanos.

Por ello el régimen va a insistir en la desconexión cubana. Es una de sus principales cartas para perpetuar su dinastía. La independencia de pensamiento lograda por Eliécer Ávila después de que el mundo de la información libre envolvió su mente y su espíritu, nos ha enseñado que el exilio debe pasar de ser la voz de los que no tienen voz en Cuba a ser quienes pongamos un teclado conectado a internet al alcance de los inquietos dedos de los nuestros en la isla , un micrófono como altavoz de la intranquila alma, una revista donde se asomen a la verdad ,un libro rompedor de dogmas. Es su deber humano estar informados. Es el papel del exilio multiplicar los bytes y las letras. Ayudemos al pueblo cubano a que se levanten desde la oscuridad de las vendas informativas e informáticas , que se informen, y que anden.

1- Todo el que este familiarizado con el tema de Cuba debe conocer a Eliécer Ávila. Es el joven que protagonizó un comentado suceso en el 2008 cuando era un estudiante de la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI) , en La Habana. En aquella ocasión, y con motivo de una reunión en esa universidad entre Ricardo Alarcon de Quesada, Presidente de la Asamblea Nacional ( o sea, el poder legislativo) y los estudiantes, Eliécer Ávila le planteo a Alarcon algunas preguntas que han sido  un tabú constante durante el proceso de la revolución cubana. Las respuestas de Alarcon demostraron la poca capacidad de los dirigentes cubanos para explicar los absurdos del proceso iniciado en Cuba en 1959. Quien no lo haya visto o quiera refrescar la memoria, he aquí el video completo de aquel acontecimiento. 

Anuncios
Categorías: Política | Etiquetas: , , , , , , ,

Navegador de artículos

4 pensamientos en “Eliecer Ávila y la desconexión cubana

  1. Capitan Nemo

    Hola Nestor,

    he caído en tu blog dando tumbos por la http://www.Como dices,la resonancia de la entrevista está dada por lo que pasó hace 3 annos.Inteligente el muchacho,un claro prison break from the core of Matrix.Lo dice al principio,”yo me siento estafado”.
    Ahora,creo que hay dejar que pase el tiempo.Que el muchacho tiene madera y es lo mejor(en mi opinión) que ha surgido en annos,es cierto.Como de tonto no tiene un pelo él sabe que la lupa que le tenían encima se la cambiaron por un telescopio.Solo el tiempo dirá si podrá resistir o si va a “quebrarse”.A juzgar por la entrevista él parece muy convencido del hecho que su país lo necesita.Es una rareza que alguien diga “quítenme la comida pero no la información” en un país donde su generación mayoritariamente está en estado de apatía,resignación o concentrada en largarse.
    Creo que le salen puntos flacos cuando se refiere a otros países,claro,alguien que no ha salido jamás no puede tener la misma cosmovisión de los que sí lo han hecho.Mientras más se conoce el mundo,mejor se conoce el lugar propio,alguien dijo eso.
    Fogueo internacional,carretera y 5 -7 annos.Podríamos estar en presencia del nacimiento de una figura clave en la Cuba próxima,…podríamos.Tiempo al tiempo.
    Saludos y cada vez que tenga un chance me llego por aquí.

    • Hola Capitan Nemo,un honor tenerlo de lector.

      Totalmente de acuerdo con usted.Hay un par de puntos de su comentario que quisiera ampliar:

      Es cierto lo que usted dice: ahora comenzará el mecanismo de propaganda del régimen a tratar de desprestigiar a Eliecer, a difamarlo y otras de las tantas trampas concebidas por los intolerantes del régimen para quitarle credibilidad a los que se oponen a su feudo. Lo mejor será estar prevenidos y apoyar al joven en su empeño de querer una Patria mejor para todos.

      Lo otro es que ciertamente el muchacho tiene madera de líder, y hasta ahora no parece contagiado de esa enfermedad absurda de la búsqueda de protagonismos individualistas que tanto afectan la confianza entre todos.

      Gracias por comentar,será siempre un placer tenerlo por aquí.

  2. Capitan Nemo

    Nestor:

    el gusto también es mío.Me ha gustado como escribes,un poco largo este post,pero los ecos del hecho que expones se merecían esa cantidad párrafos quizás.También alguna que otra vez,leí los comentarios de El Peq Hermano y me parece que a veces comentas allí.
    Noto que hay balance en tus analisis,sin extremismos anti-castristas que han hecho tanto danno como ese del cual “salimos echando” y que ha oxigenado la represión de la Dictadura(no olvido a aquel tipo vociferando frente a una cámara “Viva Bush,ese es mi presidente”,vaya manera de trabajar para el G2!!),tú lo viste?,en 2005(creo) lo pusieron en Mesa Redonda.
    Ojalá Eliécer Avila jamás se acerque a esa gente.
    Esperemos
    Saludos

    • Gracias por la comprensión del post tan largo.Es un ¨defecto¨ que tengo y debo arreglar.

      Ciertamente comento en el blog de El Pequeño Hermano, lo hago desde casi sus inicios.

      Buen punto el que tocas, ciertamente hay muchas personas cuya forma de actuar o pensar le dan munición al régimen para generalizar en contra de todo el exilio.Pero es su derecho a pensar así y se les debe respetar. Lamentablemente también en el exilio existen manifestaciones de intolerancia y extremismos justificados bajo la libertad de expresión.

      Eliécer Avila es un joven humilde y sencillo, con ese carácter abierto de la gente de campo, tan afín a mi (nací en una zona rural de Holguin). Solo espero que la enfermedad del exceso de protagonismo no le afecte.

      Le reitero mis saludos. Considere este blog como si fuera su casa.

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: