¿Por quién doblan las cazuelas?

A propósito de la flotilla Luces de Libertad, los cacerolazos y la represión del Black Friday 9 de diciembre.

No han sido precisamente los pasivos quienes han cambiado la Historia. En todos los ámbitos de la vida del ser humano han sido los inconformes quienes han  transformado el mundo. No ha habido fuerza contraria capaz de frenar a los insatisfechos con los dogmas, no pudo hacerlo ni la piromanía de la Inquisición, ni los regímenes totalitarios que han asolado el mundo. Tanto es así que el derecho del hombre al grito inconforme fue reflejado en la Declaración Universal  de los Derechos Humanos.

En los últimos meses hemos observado ejemplos de inconformidad transformadora. Desde el movimiento de indignados en España y otros países de Europa, su expansión a los occupy en Estados Unidos, hasta la tormenta de arena removedora de tiranos de la Primavera Árabe.

La realidad ha venido demostrando que la cuestión fundamental no sería tanto estar de acuerdo o no con los motivos de los inconformes, sino que todos debemos aceptar y apoyar el derecho ajeno de gritar basta a cualquier tipo de injusticia, tiranía o imposición totalitaria, venga desde derecha o desde la izquierda.

Mientras tanto Cuba no ha sido la excepción sino la regla: en la isla tampoco han dejado de nacer y crecer los inconformes.

En los tiempos nada ortodoxos que corren sería ilógico pensar que millones de personas tengan un pensamiento homogéneo y estático sobre un mismo asunto, en este caso el sistema político y económico impuesto en Cuba desde la revolución de 1959 liderada por Fidel Castro. Sin embargo, el régimen impositivo pretende que así sea, y a quienes desafíen su «lógica» totalitaria les aplica toda la fuerza de la represión y silenciamiento en todas las formas y métodos imaginables. Sencilla y llanamente en Cuba está prohibido pensar diferente a la línea oficial. Es imposible que un país entero este de acuerdo con una misma línea de pensamiento (y la Historia se ha encargado de demostrarlo fehacientemente).Sabiendo eso, y debido a su propósito manifiesto de perpetuarse ad infinitum en el poder,  el régimen cubano ha creado todo un aparataje de métodos de control al mejor estilo del Gran Hermano, subordinando la lealtad del individuo a la dependencia total de este al Estado, amamantándolo con propaganda y desinformación desde la infancia , induciendo además el Síndrome de Estocolmo por el cual el cubano debe agradecerle al régimen «lo defienda» del gigantesco y vecino «Imperio». La teoría de isla sitiada y el enemigo necesario (y además uno convenientemente guerrerista y bloqueador) han sido el chantaje ideológico impuesto a Cuba y al mundo  con el cual el régimen justifica el Estado de Necesidad de imponer medidas totalitarias para mantener a raya a los inconformes. A la misma vez simplifica a conveniencia las diferencias de pensamiento: el que no está con la Revolución (el pequeño David de la honda)  es agente del enemigo «imperialista» (el gigante Goliat).De esa forma intentan disolver la tendencia natural del ser humano de disentir, y aplastan a los indignados con el chasquido del látigo ultra chovinista de confundir Patria con socialismo ,y con el sempiterno palo detrás de la zanahoria de una supuesta educación y salud gratuitas, a la misma vez que se promueven como igualitaristas, que es una falsedad en la práctica. Todo lo anterior aderezado con un profundo aparataje de propaganda dentro de Cuba y además esparcido por los rincones del mundo. Al precio final de esta sangrienta receta  hay que sumarle el uso de cuantiosos recursos del pueblo para mantener unas numerosas fuerzas armadas y un extenso sistema represivo. La revolución ha ilegalizado la inconformidad, esa misma que precisamente fue la que llevó a unos jóvenes cubanos rebeldes al poder en 1959.

Por todo lo anterior se debe entender que en la lucha contra el dinosaurio del totalitarismo cubano cualquier éxito, por pequeño que pudiera parecer, no debe ser menospreciado. El viernes 9 de diciembre, vísperas del Día de los Derechos Humanos, una flotilla de pequeños barcos provenientes de Estados Unidos cuyos integrantes eran todos cubanos exiliados, se posicionaron en aguas internacionales a 12,5 millas náuticas de las costas de La Habana, y después de cantar el Himno Nacional DE TODOS LOS CUBANOS, y tirar al agua ofrendas florales en recuerdo de las víctimas de la dictadura, lanzaron al aire fuegos artificiales, que a pesar de la distancia y las dificultades del clima adverso, pudieron ser apreciados desde el Malecón habanero, lugar adonde había sido convocado el pueblo cubano a apoyar el gesto de dicha flotilla. Con el solo hecho de que todos los que estábamos al tanto, y que queremos un futuro mejor para nuestra Patria, sintiéramos emocionados más intensas y cercanas las Luces de la Libertad (que ese es el nombre dado a esta flotilla y su gesto), ya estaba garantizado el éxito de dicha operación.

Fuegos artificiales lanzados desde la Flotilla Luces de Libertad se observan en el horizonte habanero.Es la noche del 9 de diciembre de 2011 (Foto: Orlando Luis Pardo Lazo)

Hay otros elementos para definir victoriosa a la flotilla. En los días previos y durante el día 9 de diciembre (que pasará a la Historia como el Black Friday cubano) el régimen desató una feroz persecución cuando cientos de pacíficos opositores fueron arrestados, secuestrados por las fuerzas represivas del régimen o impedidos de salir de sus residencias por turbas comandadas por la policía política, esto último notorio en el caso de las Damas de Blanco. En la noche, mientras la flotilla se alistaba para abrir un agujero de luz y esperanza en la negra noche de la represión totalitaria, fuentes de toda confianza reportaron que el Malecón estaba prácticamente tomado por personal de la Seguridad del Estado vestidos de civil, extraños «paseantes» con walkie talkies ocultos y policías, con el fin de impedir un anunciado cacerolazo para apoyar los Fuegos de Libertad de la flotilla. En este caso el éxito se puede medir por el grado de nerviosismo  y corre corre  que unas lucecitas en la distancia provocaron en el régimen cubano. Mientras más poderoso es un gigante más complace verlo tambalearse.

Lo anterior puede aplicarse por igual a las acciones de resistencia llevadas a cabo en los últimos tiempos por la oposición pacífica cubana. Creo existen razones de peso para pensar que el incremento del nerviosismo de las fuerzas represoras es debido a su desconcierto ante las nuevas formas de resistencia que ha tomado la oposición cubana. Primero se equivocó el régimen al apostar que al liberar a los presos políticos Las Damas de Blanco perderían su influencia, sin embargo sucedió todo lo contrario. Las valientes mujeres expresaron su objetivo de seguir su lucha por la libertad de todos los cubanos. Más recientemente se han sucedido una serie de protestas protagonizadas por aguerridas mujeres, que posicionadas en céntricos puntos de La Habana, han exigido se resuelvan asuntos puntuales que afectan a diario al pueblo, como el siempre álgido asunto de la alimentación, y por supuesto la libertad. Los gritos de estas indignadas ha estado acompañado por la música rebelde de las cazuelas-todo un símbolo mundial de protesta popular-que, junto al apoyo espontaneo DE VERDAD de gran parte del pueblo a las acciones de estas mujeres de armas tomar, al parecer han aturdido a las fuerzas represivas, que se han mostrado torpes e indecisas cuando saben que no cuentan con el apoyo de la gente.

Si un  día un sonido abrumador de  cazuelas batiendo se deja sentir entre las palmas de la isla,no se asombren. Estarán doblando por todos esos cuya natural tendencia a la inconformidad ha sido silenciada por el horrible sonido de los golpes sobre las pieles, la inconformidad negada por el seco sonido de un cerrojo cerrándose tras un libre pensador, la inconformidad acallada por siempre con la muerte inútil de los eternos inconformes. Las cacerolas estarán doblando por todos esos que aspiraban y aspiran a la mayor conformidad que puede tener un ser humano: ser libres.

Anuncios
Categorías: Política | Etiquetas: , , , , , ,

Navegador de artículos

Un pensamiento en “¿Por quién doblan las cazuelas?

  1. alberto

    para el gobierno cubano es poco significativo el hecho de que sus ciudadanos ya sean residentes en la isla o fuera de ella han pagado un alto precio para lograr la supervivencia como raza condenada y cosiderada por el mundo como terroristas gracias a desisiones del propio gobierno que de forma irresponsable y solo para su benefisio han puesto en peligro el bienestar de un pueblo que solo a luchado por existir y caresiendo de todo lo indispensable a demostrado que es posible segir adelante y una bes mas puesto a prueba por el mismo gobierno sera capas de sortiar sus medidas y ganar la batalla por mantener la familia aspecto que nunca a tenido en cuenta el rejimen que hoy con el pretesto de erradicar las agensias indemdependientes adopta una politica la cual solo benefisia al propio gobierno al buen espanol todo esto es pura mierda castrista

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: